Reposición

Cada año en todas las granjas de madres se realizan entradas y salidas de cerdas que hacen variar el censo. El porcentaje de altas o entradas de cerdas en granja (ya sean compradas o de autorreposición) se conoce como “tasa de reposición”.

Esta instalación de reposición, por lo general en una nave independiente del resto, debe estar perfectamente diseñada para las necesidades de cada explotación. El buen dimensionamiento de esta superficie puede agilizar de forma notable la gestión de la actividad reproductora. Habitualmente en esta instalación se suele compaginar las madres de reposición con las primerizas pero esto ya son casos muy particulares.